Sincronicidad: La Visión de José Argüelles

NS1.30.7.15 KIN 246 ENLAZADOR DE MUNDOS CRISTAL BLANCO 

El 15 de la Luna Resonante (24 de enero de 2018) marca el 79 cumpleaños de José Argüelles, Valum Votan. Su Visión original permanece vigente hoy y su trabajo merece ser bien estudiado. Aquí comparto un extracto de Tiempo, Sincronicidad y Cambio de Calendario: la Vida y Obra Visionaria de José Argüelles en honor a su retorno solar.

Despertar al orden sincrónico 

             La realidad virtual muestra que estamos hambrientos de libertad en un mundo paralelo, un                    reino imaginario que no es solo un rechazo de nuestras peores pesadillas, sino de nuestras                    aspiraciones sublimes más elevadas.
–José Argüelles
  

           Llegará un día en que los pájaros caerán de los árboles, los ríos serán envenenados y los lobos             morirán en los bosques. Pero entonces aparecerán los guerreros del arco iris y salvarán el                     mundo.
–Profecía de los Indios Cree 

Un tiempo está terminando, pero otro acaba de comenzar, una era completamente nueva en la historia de la Tierra: la noosfera. Este es el mensaje de José Argüelles. Estamos abandonando el mundo de la materia sensorial pura y entrando en un mundo mental y telepático. En este nuevo mundo de la noosfera, el tiempo no es lo que mide un reloj, sino un factor de sincronicidad y la sincronización de nuestras mentes con la consciencia en constante expansión.

C.G. Jung introdujo por primera vez la idea de la sincronicidad para la mente moderna en 1952, con su famosa exposición Sincronicidad: Como Principio de Conexiones Acausales. Este fue el mismo año en que se descubrió la tumba del gran Pacal en Chiapas, México.

Esta tumba, el enigma del hombre cuyo cuerpo fue enterrado allí, se convertiría en una faceta central de la vida de José, especialmente en su investigación del calendario y la cultura maya.

Después de años de estudio y experimentación, José descubrió que la sincronicidad está basada en un orden matemático subyacente similar a las matemáticas subyacentes del calendario maya, aunque esta información es universal, y no estrictamente “maya”. Él lo llamó el “orden sincrónico” el principio de ordenamiento cósmico de la sincronicidad.

José descubrió que el orden sincrónico es una matriz de inteligencia viva; es un orden cuatridimensional de la realidad basado en la Ley del Tiempo. Por lo tanto, la Ley del Tiempo  es la ciencia de la sincronicidad. En Tiempo y la Tecnosfera (2002), afirma que el futuro de la evolución humana es convertirse en un medio de la consciencia cósmica que viaja de regreso a las estrellas, pero a través del conocimiento superior de las leyes actuales del tiempo. Él cree que esto es lo que los Mayas previeron.

Su camino a este descubrimiento no fue ordinario; fue el camino de un visionario. En la sociedad aborigen, la visión se considera uno de los valores más elevados a cultivar. En la cultura occidental, la visión generalmente se descarta como no real. Los visionarios son aquellos que han tenido visiones y pueden presentarlas a la sociedad para que las personas puedan renovarse. El visionario ve a través y más allá de la realidad ordinaria.

La primera visión de José se produjo en 1953 en la cima de la Pirámide del Sol en Teotihuacán, México. Esta visión formó su vida y su destino. Más tarde se dio cuenta de que estaba siendo cultivado desde lejos para desenterrar toda la profecía y el conocimiento según su visión en Teotihuacán. En una entrevista en Magical Blend Magazine (2002), José describe su misión comenzando con su visión en Teotihuacán:

...la Ciudad de México, en la cima de la Pirámide del Sol, cuando tuve esta experiencia como                  una visión o un conocimiento interno de que mi misión de vida era aprender o recordar de                      nuevo el conocimiento cósmico que se había utilizado en ese entonces para construir                            Teotihuacán en este lugar. Y esa fue la misión y el viaje de mi vida: desde ese momento en                    1953, cuando tenía catorce años, mi vida se volvió cada vez más dedicada a descifrar las                      matemáticas y profecías mayas.

En lo alto de la pirámide, prometió encontrar el conocimiento de los maestros que construyeron y diseñaron Teotihuacán y traerlo de vuelta a este mundo moderno. La inteligencia era muy diferente de la inteligencia que creó Sears y Roebuck o Wal-Mart en la calle. José sabía que el conocimiento que construyó Teotihuacán era diferente de cómo se hacen las cosas ahora. Desde este punto, su camino fue guiado por la visión que se despertó en él en este momento.

Jung propuso la teoría de la sincronicidad como un medio para abarcar eventos acausuales en un marco ordenado que formaría una imagen más completa del mundo fenoménico. Hay varios tipos de sincronicidad.

Una forma de sincronicidad es similar a los sueños y visiones precognitivas, que implica el conocimiento previo de los eventos, y de acuerdo con Jung, puede tomar la forma de un estado psicológico interno, como un sueño. José experimentó por primera vez este tipo de sincronicidad poco después de la visión en Teotihuacán cuando tuvo un sueño que está insertado en 2012: Biografía de un Viajero del Tiempo:

En el camino de regreso a casa desde la Ciudad de México, Joe (José) tuvo un sueño                         que regresaba a Minnesota e iba a la casa de su amigo Walt McDonald. Walt vivía a dos                         cuadras de la calle de Joe en la Séptima Avenida. En su sueño, Joe llamó a la puerta y el                       padre de Walt la abrió. Vestido con pantalones cortos y con crema de afeitar en la cara,                         le dijo a Joe que Walt no estaba en casa.

                     Cuando Joe regresó a Minnesota, fue a la casa de su amigo Walt y llamó a la puerta. El                         padre de Walt lo abrió, vestido con pantalones cortos y con crema de afeitar en la                                   cara. Le dijo a Joe que Walt no estaba en casa.

Este sueño premonitorio fue la punta del iceberg de lo que estaba por venir. Esta fue también su primera experiencia consciente de lo que él llamaría la zuvuya, un término maya, que percibió como el hilo interdimensional que conecta el futuro con el pasado y el pasado con el futuro. La zuvuya, como escribiría más tarde, es el gran circuito de memoria o línea directa que funciona individual y colectivamente.

José descubrió más tarde que la entrada consciente a la zuvuya es a través del número. Desde que tenía 14 años, se había sentido fascinado con las matemáticas de los mayas, que opera por el sistema vigesimal (20) en lugar del decimal (10). Esta fue su primera pista en cuanto a que el número es la base subyacente de la sincronicidad.

Jung también había expresado que los números subyacen a la sincronicidad. José confirmó esta percepción con el descubrimiento de la Ley del Tiempo (1989). Al estar viviendo varios ciclos simultáneamente durante un período de tiempo, José realizó un descubrimiento que le cambió la vida cuando visitó el Museo del Tiempo en Ginebra, Suiza, con su esposa Lloydine. La Ley del Tiempo hace la distinción entre el tiempo artificial o mecánico y el tiempo natural. José descubrió que la Ley del Tiempo, al igual que la ley de la gravedad, no es una ley humana, sino una ley natural. Así como la ley de la gravedad no se puede ver, tampoco la Ley del Tiempo, pero ambas son principios invisibles fundamentales para el universo.

Se dio cuenta de que el tiempo es una frecuencia y que los mayas entendieron que esta es la frecuencia de sincronización que gobierna toda la naturaleza. José vio que esto es universalmente cierto, con la excepción de la civilización humana moderna. Este descubrimiento verificó su visión original sobre la Pirámide del Sol en Teotihuacán.

La Ley del Tiempo establece que la galaxia y todo lo que contiene se mantiene unida por una frecuencia de tiempo común, una relación constante de 13:20, que mantiene todo en una condición unificada por la sincronización. Por el contrario, la civilización moderna opera por una frecuencia de tiempo artificial, mecanicista e irregular o una relación 12:60 (calendario de 12 meses, reloj de 60 minutos).

José se dio cuenta de que esta frecuencia artificial era un verdadero paradigma o sistema de creencias en el que vivía la raza humana. El sistema de creencias dice que el tiempo es dinero, y nadie tiene suficiente tiempo y siempre está buscando más dinero y más tiempo. Él sintetiza la naturaleza de este sistema de creencias en el Plan Maestro de la Cultura Galáctica (1996):

                       En el paradigma gregoriano/mecánico hay un sistema de creencias que te hace pagar                             para nacer, luego vas a una institución educativa donde básicamente te enseñan y te                             preparas para unirte a la fuerza económica. Se espera que te gradúes, vayas a la                                   universidad o consigas un buen trabajo, tener una familia, tal vez conseguir una casa de                        vacaciones, un velero o una casa en el bosque y luego anticipar la jubilación para que                            puedas tener más tiempo de ocio. La estructura que mantiene el sistema de creencias de                        que el propósito de la vida es conseguir un buen trabajo, trabajar duro, ganar mucho                             dinero para que puedas disfrutar de algún tipo de vida de ocio o recreación en lo que se                         llama el fin de semana o tiempo libre. El modelo de realidad se mantiene unido por el                             macroprograma del calendario gregoriano y está reforzado en todos los niveles por todas                       las diferentes formas de comunicación pública, medios y educación.

José determinó que la única forma de remediar esta situación era volver a vivir en la frecuencia del tiempo natural. A partir de sus propios experimentos, descubrió que esto podría lograrse mediante el uso de la matriz armónica del calendario de 13 Lunas de 28 días. Este era el único calendario utilizado por los humanos que toma en cuenta la unidad del tiempo planetario y galáctico.

Él razonaba que si suficientes personas acordaban salir del robótico 12:60, entonces el colectivo podría expresar y experimentar una nueva libertad de armonía. Dependería de las personas decidir reclamar su tiempo e implementarlo en la tierra.

El físico cuántico David Bohm, que propuso las teorías más completas sobre la naturaleza holográfica del universo en su libro de 1980 La Totalidad y el Orden Implicado, creía en la no ubicación y la probabilidad de que el viejo paradigma histórico de causa y efecto sea inadecuado para explicar todos los fenómenos. Asimismo, José descubrió que la filosofía de la sincronicidad y el orden sincrónico no se ajustan a las lógicas de la ciencia convencional, sino que se basan en una matriz numérica invisible que sigue un conjunto preciso de códigos. Sabía que los mayas usaban hasta 17 calendarios simultáneamente en el apogeo de su civilización. A partir de vivir diferentes ciclos, José entendió que la razón de esto tenía que ver con la sincronicidad.

A partir de años de estudios y experimentación de la matemática y los ciclos que subyacen en el calendario maya, José se dio cuenta de que: 1) una matemática universal informa toda la existencia; 2) todo el mundo fenoménico se crea a partir de un cierto número de patrones; 3) estos patrones numéricos son los códigos cuatridimensionales que informan nuestra realidad tridimensional.  Él descubrió que la matemática de los maya, era en realidad la matemática de la cuarta dimensión,  o la matemática del tiempo. Se dio cuenta de que toda la vida en la galaxia está sincronizada de acuerdo a diferentes proporciones armónicas del tiempo cuatridimensional.

El descubrimiento de la Ley del Tiempo fue seguido por el Encantamiento del Sueño (1991), un sistema matemático interactivo para trabajar con los códigos cuatridimensionales de la Ley del Tiempo. El Encantamiento del Sueño también presenta una cosmología psicomítica completa que recapitula las etapas evolutivas de los últimos 26.000 años.

Los códigos matemáticos del Encantamiento del Sueño están incorporados en el calendario de 13 Lunas con el propósito de crear una herramienta práctica que pueda usarse diariamente para ayudar a pasar del tiempo lineal al tiempo galáctico. El calendario de 13 Lunas sincroniza el ciclo solar de 365 días con el ciclo galáctico de 260 días para crear un ciclo de 18.980 días o 52 años durante el cual no hay dos días iguales.

José se refirió a esto como el ciclo solar-galáctico. A través de este sistema de códigos entrelazados que llamó el Encantamiento del Sueño, José descubrió un sistema matemático donde la sincronicidad se podía mapear en una base diaria.

La palabra “Encantamiento del Sueño” vino en un sueño que José tuvo en 1990 en el que presenció un gran desgarro: el momento en que se rompió el sueño colectivo. En ese momento, se instaló la amnesia.

Nadie podía recordar lo que sucedió. Dentro de la ruptura, la palabra Encantamiento del Sueño surgió como una evocación pronunciada por una voz antigua.

Los recuerdos fragmentados fueron dispersados ??y depositados en focos aislados de la mente humana colectiva. Eran las formas semilla de todo lo que ahora está culminando en el estado del mundo actual. Los códigos matemáticos fueron la clave para recordar y entrar en un nuevo Encantamiento del Sueño. (Encantamiento del Sueño se refiere a cualquier realidad acordada o consensuada).

José elaboró ??los códigos matemáticos del Encantamiento del Sueño y su Libro del Kin que le acompaña, mientras se alojaba en una casa fría, oscura y gótica en Dornach, Suiza. Esta casa fue diseñada a principios del siglo XX por el filósofo esotérico Rudolf Steiner.

José sintió que los códigos matemáticos existían como una inteligencia universal viva, que no pertenecía a ningún grupo o raza, sino que mostraba un mensaje cósmico destinado a todos los pueblos.

Intuyó que esta matriz matemática viva coordinaba el Sol y su sistema planetario con un ser o esencia mayor.

Se dio cuenta de que la forma más simple de acceder a estos códigos matemáticos era a través de la matriz del calendario de 13 Lunas de 28 días. Se refirió a esta matriz de 13×28 como un “sincronario” o medida de la sincronicidad, en lugar de calendario, que es en latín para calendas, que significa “libro de cuentas”.

Encontró que esta era una matriz maestra a la que se pueden conectar otros sistemas de calendario. Es una herramienta que, cuando se aplica, nos conecta a la vasta red de sincronicidad.

Fue siguiendo las pistas dejadas por los mayas que José descubrió el orden sincrónico, un conjunto sistemático de códigos que revela el mayor patrón evolutivo.

Descubrió que la ciencia del tiempo Maya Galáctico sintetiza todo lo que puede ser conocido, tanto en este planeta como en otros sistemas de mundos. En el Factor Maya, José escribió sobre el propósito de los mayas, de quienes pensaba que originalmente provenían de una civilización interplanetaria avanzada:

                          …Ellos (los mayas) vinieron aquí específicamente a mostrar dos cosas: una, que es                                posible vivir en armonía con toda la vida con la tecnología mínima tal como la                                        conocemos; y dos, dejarnos un código que desbloquea las claves de cómo nuestra                                vida -ADN- está en resonancia con las fuerzas y energías galácticas. Este código                                    también funciona como el calendario. Todo funciona holográficamente.

…Dentro de este gran orden de realidad, hay innumerables ciclos sincronizados dentro de ciclos, que establecen todas las diferentes fases evolutivas de la vida en toda la galaxia. El final de un ciclo no significa el fin del mundo, sino que indica un momento de gran cambio y comienzo de un nuevo ciclo evolutivo.

Para obtener más información,  https://lawoftime.org/product/time-synchronicity-and-calendar-change/

Vista completa con imágenes:

SINCRONICIDAD: LA VISIÓN DE JOSÉ ARGÜELLES-PDF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.