Vision Clara en un Mundo Enloquecido-BRR-FLT

Visión Clara en Un Mundo Enloquecido

Publicado el 8/10/2019

NS1.32.3.19, Kin 88: Estrella Planetaria Amarilla

Recordatorio útil en el clima mundial actual que está impulsado externamente. No hay camino de salida sino de ENTRADA.

Practicando la Igualdad Universal de la Conciencia

Extracto del Llamado de Pacal Votan, el Tiempo es la Cuarta Dimensión del Dr. José Argüelles (1996).La cultura galáctica es una cultura libre de todos los chovinismos históricos, culturalmente limitantes, que se abre en cambio a la vida de igualdad universal de todos los kines.

En estas dos capacidades de la mente, visión clara y visión sensorial extendida, son los dos objetivos de practicar la igualdad universal de la conciencia.

Esta práctica se llama universal porque puede ser emprendida por cualquier humano, y su objeto de experiencia es la naturaleza universal de la mente, que no es más que la igualdad sin clasificar de todos los fenómenos y experiencias entre sí.

La experiencia de la igualdad universal se mantiene gracias a una conciencia que en realidad es constante o está constantemente disponible en el momento al volver a pensar en ella.

La práctica de la igualdad universal de la conciencia produce una mente sin juicio, pero discriminatoria, tranquila pero vigilante, y receptiva a los matices sincrónicos de la entrada mental sensorial: visión sensorial extendida, que es la raíz del conocimiento y experiencia telepáticos de la cuarta dimensión.

Todas estas cualidades de la mente están en el ahora y están libres de apegos conceptuales tridimensionales.

Para practicar la igualdad universal de conciencia, primero entiende la naturaleza de la mente, luego la naturaleza de la mente tal como ha sido condicionada por la frecuencia de tiempo 12:60.

La naturaleza de la mente es una claridad libre no contaminada ni por el contenido ni por el objetivo; su capacidad energética es apreciar y formular espontáneamente la información sensorial en imágenes catalíticas capaces de comunicarse y / o traducirse en movimientos o acciones corporales. Si la mente permanece fresca y abierta, el movimiento corporal y la acción permanecen espontáneos y libres.

La autoestima es la raíz espiritual del cuerpo que se mueve en el tiempo. Sin autoestima no hay paciencia para mirar la mente; sin mirar y conocer la mente, el cuerpo no podrá moverse libremente en el tiempo. Inmersa y condicionada por la frecuencia de tiempo 12:60, la mente pierde su frescura inherente; su espontaneidad se reduce drásticamente, volviéndose constantemente específica para el ego en su orientación, orientada a objetivos en su referencia y dependiente del reloj en su gobierno.

Al no conocer otras maneras, estos atributos de la mente se convierten en una segunda naturaleza, creando colectivamente el campo mental 12:60 llamado materialismo.

El materialismo es una adicción mental a la creencia en el poder exclusivo de la realidad del plano físico tridimensional. La raíz del materialismo como estado mental está condicionada por el régimen de la semana de siete días.

A pesar de que 52 semanas siguen con perfecta regularidad, el cálculo irregular del calendario de 12 meses no está en consonancia con la semana de siete días.

Por esta razón, los días de la semana y los días del mes son continuamente diferentes y aleatorios, mes tras mes, año tras año. Esto condiciona la mente 12:60 a la miopía egoica en nombre del logro de sus propios objetivos de supervivencia y amnesia sobre todo lo demás.

La capacidad coherente de la mente para lograr una comprensión cíclica de no más de una semana genérica se ve reforzada aún más por el dinero, que se recompensa por el tiempo que uno le ha dado a un trabajo durante cinco días de la semana.

De esta manera, la semana se convierte en la medida del tiempo asignado para “ganarse el pan”, mientras que el fin de semana se convierte en el objetivo principal y consumidor o válvula de escape.

El cierre que esto crea a la condición original libre de la mente es profundo; pero cuando se lanza el reloj como el instrumento para regular el impulso corporal de uno, entonces la situación de la frecuencia de tiempo 12:60 se vuelve totalmente antinatural y poco saludable.

El problema inherente del reloj es la profunda falta de confianza que genera en la propia frecuencia de tiempo inherente del cuerpo.

La división arbitraria del día —un kin— en 24 horas, cada hora en 60 minutos, cada minuto en 60 segundos, y cada segundo, por medio de relojes atómicos de cesio, reducibles a porciones infinitesimales de sí mismo, todo esto factorizado en una relación interminable, aleatoria y sin patrones de meses a días de la semana, da como resultado una situación mental de simultaneidad caótica y falta de solución entrópica.

Incluso los humanos que practican alguna forma de meditación, entrenamiento de conciencia mental, oraciones y servicio espiritual inevitablemente sucumben ante la incesante inmovilidad del estado de conciencia alimentado por el reloj conocido como materialismo 12:60.

Es por esta razón que la práctica de la conciencia universal de igualdad se hace obligatoria para liberarse de las condiciones del 12:60 y entrenar la mente en la frecuencia 13:20.

El primer paso es cultivar una visión clara.

Dado que la mente es originalmente una claridad de conciencia sin obstáculos, y dado que, en realidad, la igualdad de esta conciencia nunca cesa, no importa cuánto se genere la conceptualización 12:60 como realidad de segunda naturaleza, uno solo tiene que entender esto: sin importar cuál sea su contenido, cualquier pensamiento o conceptualización experimentado por la mente es autogenerado y carente de cualquier sustancia real; un simple destello electroneural y nada más.

Al sentarse quieto y mantener la columna vertebral erguida pero relajada, observe el flujo de pensamientos.

Al observar el flujo de pensamientos, uno puede ver que en realidad ningún pensamiento es más o menos importante que otro; son solo los diferentes apegos del ego lo que los hace parecer así.

Al ver la corriente de pensamientos de esta manera, uno puede experimentar la igualdad universal de la conciencia como el flujo de pensamientos indiferenciados por la evaluación egoica.

Al hacer esto por unos momentos, y al extenderlo a medida que uno se familiariza con la práctica, se puede llegar a distinguir que en realidad hay “espacio” entre los pensamientos.

Este espacio entre pensamientos es la naturaleza original sin obstáculos de la mente.

A través de una mayor práctica, uno puede extenderse por períodos más largos en el espacio no conceptualizado. Experimentar este espacio es saborear la esencia del Ahora.

En el espacio de Ahora no hay historia, no hay 12:60, no hay ego, no hay principio ni final. Debido a que uno aprende a ver sin conceptos, cultivar este espacio se llama cultivar una visión clara.

Kin 89 = 12 giros galácticos de VV

VISION CLARA EN UN MUNDO ENLOQUECIDO-PDF-BRR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.